La Empresa Pública Metropolitana de Rastro Quito, en convenio con la  Empresa Eléctrica Quito y el Ministerio de Electricidad y Energía Renovable, está construyendo un biodigestor para el aprovechamiento de los desechos biológicos que se producen del faenamiento de los animales.

Con la recuperación de la energía a través del biodigestor se espera conseguir el calentamiento del agua que utiliza la EMRAQ-EP para el aseo de los productos e instalaciones, a fin de que exista un ahorro en la utilización del gas licuado de petróleo, con el que actualmente se calienta el agua.

Un digestor de desechos orgánicos o biodigestor es, en su forma más simple, un contenedor cerrado, hermético e impermeable, dentro del cual se deposita el material orgánico a fermentar (excrementos de animales, desechos vegetales) en determinada dilución de agua para que mediante la fermentación anaerobia produzca gas metano y fertilizantes orgánicos ricos en nitrógeno, fósforo y potasio, y se disminuya el potencial contaminante de los excrementos.

El objetivo del proyecto es demostrar que la tecnología de digestión anaeróbica permite la valorización de los residuos orgánicos, producción de biogás, abonos y la capacidad de aprovechamiento energético con la que se cuenta, para poder replicarlo a gran escala, utilizando todos los sustratos orgánicos.

El beneficio del proyecto es que el Centro de Faenamiento Metropolitano podrá utilizar el agua calentada por el biodigestor para limpieza de las instalaciones, con un ahorro considerable al sustituir gas licuado de petróleo por el gas metano, y así utilizar el agua caliente destruye a un mayor número de microorganismos que producen enfermedades; además, el vapor de agua puede usarse como esterilizante y eliminar la proliferación de microorganismos.

La EEQ tiene previsto que la obra concluya el 31 de enero; sin embargo, el biodigestor ya se encuentra en proceso de producción de gas. Se espera que se cuente con la cantidad suficiente de gas para iniciar el proceso de sustitución de gas licuado de petróleo a mediados de febrero.

Parte del trabajo incluye el análisis del potencial de generación de metano de un biodigestor a mayor escala que permitiría sustituir un gran porcentaje de la energía que consume el Centro de Faenamiento Metropolitano.
 
El proyecto también producirá el biofertilizante llamado biol, obtenido de los restos sólidos del procedimiento de generación de gas. Lo sólidos sirven como un fertilizante agrícola, que es muy bueno para las florícolas

Diariamente, la piscina de recolección recibe 4 metros cúbicos (m³) de residuos. La capacidad del tanque es de 20 m³ y para que se genere el gas, los desechos deben estar almacenados de 2 a 3 meses.

Se espera tener los primeros resultados aproximadamente en febrero o marzo.

La Empresa Pública Metropolitana de Rastro Quito y sus contrapartes estatales esperan que en un inicio se logre el ahorro de un 10% del combustible requerido para generar energía calórica.

Pero antes, es necesario que se realicen más pruebas de la utilización del metano en diferentes áreas del Centro de Faenamiento Metropolitano.

Este no es el único proyecto ambiental emprendido en la EMRAQ-EP, pues desde hace más de 5 años funciona la planta de tratamiento de aguas residuales, que limpia los líquidos para que estos puedan ser desechados a través de la red de alcantarillado.

Adicionalmente, la EMRAQ-EP tiene en carpeta proyectos como la creación de un separador de sólidos y la ampliación de la planta de tratamiento de aguas residuales.
 
Go to top